La Técnica Pomodoro para aumentar tu productividad (El Método Gallardo)

La Técnica Pomodoro para aumentar tu productividad

La técnica Pomodoro, es muy eficaz para aprender a organizar nuestro tiempo y conseguir exprimir al máximo nuestro potencial.

La técnica Pomodoro nació en los años 80 de la mano de Francesco Cirillo y para muchas personas, resulta realmente útil usarla.

Ayuda a aumentar nuestra productividad centrándonos en la realización de una tarea concreta, durante un periodo limitado de tiempo, eliminando así las distracciones que nos impiden ser realmente eficaces.



ESCUCHAR AHORA “La Técnica Pomodoro”

La técnica Pomodoro resulta bastante sencilla de hacer y muy eficaz cuando consigues dominarla, porque como todo, ya sabes, requiere de práctica.

Usar ésta técnica te ayuda por un lado a ser más productivo y por otro a ser disciplinado.

Ya sabes que en muchísimas ocasiones, perdemos el tiempo en distracciones innecesariasque, además las hacemos sin darnos cuenta y sin control del tiempo.

Pues con la técnica de productividad Pomodoro, conseguiremos centrarnos en realizar una tarea concreta sin distracciones, en un tiempo determinado, intercalados con cortos periodos de tiempo para distraernos y descansar.

Es decir, si el cerebro necesita desconectar y distraerse después de un tiempo de trabajo, que al menos ese momento de descanso y desconexión esté controlado.

tecnica Pomodoro de productividad

 

La técnica Pomodoro

El nombre de esta técnica viene dado del temporizador con forma de tomate que usó su creador. (Pomodoro = Tomate en Italiano)

Escuché hablar de la técnica Pomodoro hace algunos años y la verdad es que me sonó a otro invento más, pero no me llamó la curiosidad conocerlo y mucho menos emplearlo.

Y es que resulta un poco abrumante querer conocer y aprender a usar todas las técnicas y herramientas de productividad que existen, no crees?

Por eso, yo soy de los que pienso que cada cual debe emplear aquellas que les son realmente útiles, porque no hay una única forma de hacer las cosas.

Las que a mi me resultan efectivas, probablemente a otra persona no le sirvan, no le gusten o las consiga controlar.

Lo que sí está claro, es que se debe de usar alguna técnica o herramienta para controlar el tiempo productivo.

Sea, cual sea. Lo importante es tener aquellos aspectos de nuestro negocio que podemos controlar, bajo control.

No podemos ir por la vida como pollo sin cabeza. Sin programar nuestras tareas ni el tiempo que le vamos a emplear.

 

Conocer el tiempo que empleas en hacer una tarea

Saber el tiempo que le empleamos a las tareas que realizamos, es fundamental para analizar el grado de nuestra productividad.

Hay personas que tienen una altísima capacidad de concentración y de disciplina, que no necesitan de ninguna herramienta para controlar su tiempo.

Yo desde luego, no soy una de esas personas.

Por eso, siempre me ha importado mucho aprender a mejorar mi productividad.

Es decir, hacer mas cosas en menos tiempo. Ni qué decir tiene, que esas cosas tienen que estar bien hechas, claro.

Bueno, pues lo dicho. Hacer muchas cosas en el menor tiempo posible requiere de probar y practicar diferentes formas de trabajo.

Yo personalmente, he probado algunas de las que existen y otras que se me han ocurrido a mí.

Y después de mucho tiempo, he aprendido lo siguiente:

1º- La misma técnica o herramienta no le funciona igual a todo el mundo

2º- Según el tipo de tarea o trabajo, empleo una técnica u otra

3º- Planificar qué toca hacer y porqué

 

La planificación, un pilar fundamental

Una planificación previa considero que es vital. Saber qué toca hacer ese día, es el primer paso para ser realmente productivo.

Y esto que estoy diciendo parece obvio, verdad?

Pues créeme, que no todo el mundo lo tiene en cuenta.

¿Alguna vez te has planteado si eso que tienes pensado hacer hoy, es lo más importante que tienes?

Lo más probable es que en unas ocasiones sea así y en otras no.

Es más, habrá días en los que te has levantado diciéndote… ¿Hoy que tocaba hacer?

Y al final acabes haciendo alguna tarea, simplemente porque te dé la impresión de que es ésa la que tienes que hacer en primer lugar.

Para mi resulta indispensable, tener programado el día con tiempo. Al menos con un día de antelación.

Cuando acabo del día de trabajo, me reservo unos minutos para planificar los puntos que tengo que hacer al día siguiente.

De ésta forma, ya sé qué me toca hacer nada mas levantarme.

Eso me predispone a realizar esa tarea de manera más enfocada.

Además, intento organizar las tareas de ese día por orden de prioridad y siendo absolutamente consciente del porqué de esa prioridad.

Así me resulta mas sencillo centrarme en cada tarea, en el orden que he previsto el dia o los días anteriores.

Lógicamente, eso ya lo sabes, no siempre se puede cumplir con la planificación. Surgen imprevistos y urgencias.

Pero esto no puede convertirse en lo habitual.

Probablemente, esos imprevistos o urgencias no siempre son ineludibles. Hay ocasiones en que las urgencias no lo son tanto como nos parecen.

 

¿Cómo funciona?

En un día de trabajo normal, en el que tengamos planificadas nuestra tareas (a ser posible por orden de prioridad) y decidamos enfocarnos en ellas para hacerlas de la forma mas efectiva posible, podemos emplear la técnica de productividad Pomodoro.

La técnica pomodoro funciona de la siguiente forma:

Un pomodoro consta de 25 minutos de trabajo intenso seguidos de 5 minutos de desconexión.

Este es el secreto para ser productivo, darte un poco de tiempo para que tu cerebro descanse después de estar concentrado durante esos 25 minutos.

No debes continuar trabajando aunque creas que puedes terminar la tarea en unos minutos.

Durante el descanso debes desconectar para que el cerebro descanse y asimile lo que has hecho en esos 25 minutos.

Levántate, muévete, bebe un vaso de agua o ponte a pensar en otras cosas.
Acabado el descanso, ajusta el temporizador para un siguiente Pomodoro.

Despues de haber hecho esto 4 veces (4 pomodoros), se realiza un descanso un poco mas largo. Esta vez de 15 minutos.

Tómate un café, lee algo o sal a dar un paseo. Es importante no hacer nada complejo durante ese tiempo, para que el cerebro se reorganice y se relaje, de modo que estés fresco para la próxima tanda de pomodoros.

Aprende a proteger el pomodoro, es decir, no permitas que ninguna de las distracciones externas hagan que pierdas las concentración.

Cierra tu gestor de email, silencia el teléfono, cierra las páginas de tus redes sociales o todas aquellas aplicaciones que te manden notificaciones.

Si no lo haces, vas a caer en la tentación de mirar y revisar los avisos o mensajes que te lleguen y eso te va a distraer.

Esto llevado a la practica es bastante eficaz.

 

Preparación previa

Para empezar, debes contar con un temporizador de tiempo que te avise cuando acaben esos 25 minutos.

Algunos prefieren un temporizador físico, porque el simple hecho de activarlo, ya los predispone a comenzar concentrado.

Incluso el sonido del temporizador les ayuda a enfocarse en lo que están haciendo.

A otros les funciona un temporizador digital (el de su propio telefono)

Es cuestión de que descubras cuál es el que mejor resultado te dé a ti.

Es muy común, sobre todo al principio, caer en la tentación de terminar lo que estas haciendo porque te queda muy poco y te ves concentrado o inspirado en ese momento.

Pero es importante acostumbrarte a respetar esos tiempos.

Si estoy haciendo una tarea y se acaban los 25 minutos, suelo hacer anotaciones breves sobre lo que tengo en ese momento en la cabeza para que cuando reanude, recuerde lo que quería hacer.

Si en lugar de 25 minutos, tienes que llevarlo a 26 o 27, no te preocupes, pero es importante que no se vaya a mas, porque si no, nunca te acostumbrarás a aplicar este sistema.

Esto es lo mas complicado de hacer. Lo sé por experiencia.

El papel lo soporta todo y la teoría está muy bien, pero después en la práctica, la cosa cambia.

Pero si eres disciplinado, comprobarás que resulta una forma muy efectiva de aumentar tu productividad.

 

Si quieres consultarme tu propio caso, haz clic aquí .

Estaré encantado de poder ayudarte.


Os agradeceré mucho que me ayudéis a crecer suscribiéndose a este podcast, con vuestras valoraciones en Itunes y “Me gustas” en Facebook.

 

Tomado de: https://elmetodogallardo.com/tecnica-pomodoro-productividad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *